2020-3-2 | Revista New Roads de Chevy

Descubriendo los secretos de Hawái

La Colorado ZR2 es la camioneta ideal para explorar los atractivos de la Isla Grande más allá de los típicos puntos turísticos.

Los residentes de la isla de Hawái reciben a los visitantes con los brazos abiertos. Pero uno les pregunta sobre las mejores atracciones alejadas de las muchedumbres, enseguida cierran la boca. "En realidad no queremos decirles a los turistas sobre estos lugares", confiesa un local. Tienen razón de cuidar que los turistas no invadan lugares menos conocidos. Después de todo, en esta isla, la más grande del estado, viven más de 200,000 residentes de tiempo completo pero en 2018 recibió una cifra asombrosa de turistas: 1.7 millones de personas.

 

Por supuesto, muchos turistas de Hawái principalmente eligen el distrito de Kona que se encuentra sobre la costa oeste, en donde generalmente el clima es cálido y soleado. Siguen los caminos habituales, del aeropuerto al hotel, de la playa a la excursión en helicóptero, desde las tirolesas a la excursión guiada de esnórquel. Y no hay nada de malo en vacacionar de esta manera. Pero para el viajero curioso dispuesto a ver las cosas un poco más de cerca, en toda la isla hay un sinfín de aventuras aparentemente sin descubrir.

 

Salte de la carretera y te encontrarás con lugares sin tiendas de recuerdos ni multitudes: playas prácticamente desiertas, cascadas prístinas e incluso cuevas que evidencian los orígenes volcánicos de la isla. Podrás disfrutar de muchos lugares de Hawái que la mayoría de los visitantes no llegan a conocer. Solo tienes que planificar y buscar un poco.

 

El primer paso es elegir un vehículo capaz y listo para la aventura, como la Chevy Colorado ZR2. Esta camioneta, con capacidades increíbles en situaciones todoterreno, les permite a los aventureros explorar más allá de lo convencional. Y es igual de apta en las carreteras principales entre tus destinos.

Los detalles importan

Colorado ZR2

V6 3.6 L

MOTOR

308

HP

275 LB-FT

DE TORQUE

Suspensión resistente y capaz
La suspensión de la Colorado ZR2 está levantada para tener más separación del suelo, ideal para conducir por todo terreno y caminos agrestes.

Playas vírgenes

Comienza tu día en Punaluu Beach, que está en el extremo sur de la isla apenas sales de la carretera Mamalahoa (también conocida como Hawaii Belt Road), entre los pequeños poblados de Naalehu y Pahala. Llega antes del amanecer y déjate cautivar por las constelaciones en el cielo nocturno, pues al estar menos poblada, esta parte de Hawái tiene muy poca contaminación lumínica. A medida que el sol sale sobre el mar, el resplandor naranja revela que esta playa no es como la mayoría.

 

La arena negra de Punaluu está compuesta por pequeños fragmentos de rocas ígneas. Como sucede con casi todos los aspectos de la isla, las playas se formaron a partir de la actividad volcánica: cuando la lava caliente llega al mar, se enfría rápidamente y forma esta arena oscura. Esta arena, que es más áspera que la típica arena de las playas, parece sal gruesa al tacto e incluso puede resultarte incómoda para caminar descalzo así que ponte sandalias. A medida que la arena negra se enfría, las tortugas marinas verdes se dirigen a la costa para asolearse. Son una especie en peligro de extinción y están protegidas por la ley, así que mantente siempre a 30 pies de distancia de ellas.

 

Para en esta playa y camina por la arena o contempla cómo rompen las olas, desde la caja de tu Colorado, visitar esta playa te hará sentir que has descubierto algo nuevo. A pesar de que la mayoría de los turistas eligen los estacionamientos pequeños y pavimentados, los exploradores más aventureros pueden llevar sus camionetas por caminos descuidados entre las matas de naupaka playera. Para pasar por encima de las rocas que delimitan el camino hacia la costa se requiere la fabulosa distancia al suelo y ángulos de aproximación que tiene la Colorado ZR2, y eso por no mencionar los cubrecárteres que protegen los componentes. En el caso de aquellos que no soportan irse al final del día, tienen la opción de acampar cerca de la playa.

Cuevas Kaumana
Las cuevas, parte de una red de conductos de lava de 25 millas de largo, son el resultado de una corriente de lava de Mauna Loa del 1881.

Hacia lo más profundo

Algunos de los tesoros ocultos de Hawái se encuentran bajo tierra. Uno de esas joyas son las cuevas Kaumana, por ejemplo, a 10 minutos en vehículo saliendo del poblado de Hilo sobre la costa este. Lo más probable es que las pases de largo sin que se te ocurra frenar, sobre todo si no sales del camino principal. Pero hay otra calle sin demasiada circulación de vehículos, que pasa por algunas viviendas y una escuela primaria... estaciónate al costado del camino para explorar el interior de las cuevas que te recuerdan que Hawái le debe su existencia a la actividad volcánica. Sólo ten cuidado con los gallos salvajes que se adueñaron de las zonas aledañas y escucha el cantar que emiten las pequeñas ranas coquí para aparearse.


Las cuevas Kaumana son parte de una red de conductos de lava, que se formaron al enfriarse y solidificarse la parte externa de la corriente de lava pero la parte interior de ésta permaneció caliente y permitió que la lava siga fluyendo. Cuando los techos de estos conductos colapsan, crean un "tragaluz" y abren paso al mundo subterráneo.


En la actualidad, este paso a las cuevas Kaumana luce natural e inalterado: no hay excursiones guiadas, no hay letreros... tan sólo una escalera pronunciada que baja al lecho de la cueva. En su interior, encontrarás formaciones rocosas que parecen de otro mundo, destellos metálicos y apenas algunas plantas colgando del techo de la cueva. Por supuesto, es una aventura rudimentaria, así que asegúrate de llevar una lámpara minera o bien una linterna, como también calzado adecuado para superficies irregulares y pedregosas.

 

Un camino con paisajes maravillosos

Por algo la llaman Isla Grande: es más grande que el estado de Delaware. Por este motivo, atravesar la isla lleva su tiempo. La ruta más directa de este a oeste es Saddle Road, también conocida como Hawaii Route 200, y es por este camino que la dicotomía de la Colorado realmente demuestra cuánto vale. De la misma forma en que la suspensión de la ZR2 ofrece un desempeño increíble sobre superficies hostiles, también ofrece una comodidad y una capacidad de manejo sorprendente en las curvas abruptas y en las pendientes de Saddle Road.

En simbiosis con la playa
Las playas de la Isla Grande en general son más rocosas que las típicas playas doradas de otros destinos vacacionales (como resultado de su naturaleza volcánica), por lo cual a veces una hamaca resulta más cómodo que acostarse directamente sobre el suelo.

Saliendo de Hilo, el camino es una pendiente ascendente que supera los 6,600 pies. El terreno cada vez es más rocoso y seco a medida que te acercas a los volcanes Mauna Loa de 13,678 pies y Mauna Kea de 13,803 pies; Saddle Road es el camino que los separa, cuyas vistas son épicas, y más cuando está despejado. Por varias millas, la superficie de ambos lados del camino está cubierta y forma extensiones interminables de rocas negras provenientes de flujos de lava de cuando estos volcanes hicieron erupción.

 

Finalmente, Saddle Road se bifurca hacia el norte y te lleva hacia la localidad de Waimea. En este lugar, nuevamente se ven campos verdes con ganado pastando a lo largo del camino, pero si miras más allá de los campos verás paisajes espectaculares de la costa abajo. En este tramo del camino, una sección menos visitada, encontrarás curvas y contracurvas con mayor frecuencia, como también bajadas y subidas... el sueño de cualquier conductor. El motor V6 de 3.6 litros estándar de la Colorado ZR2 tiene una gran potencia para superar pendientes y trabaja en equipo con la transmisión automática de ocho velocidades que está preparada para realizar los cambios necesarios.

 

Construida en los años 1940, Saddle Road era una ruta zigzagueante y algo peligrosa. Más tarde se hizo un proyecto de construcción enorme en los 2000, donde se modernizó la ruta y se moderaron las pendientes y giros y además se ensanchó el camino. Igualmente, prepárate antes de salir, pues casi no hay arcenes para parar ni hay gasolineras a lo largo del camino. El clima también puede cambiar de un momento a otro, con frecuentes tormentas y neblina. Es por eso que el rango del límite de velocidad sea de tan sólo 55-60 millas por hora (te recomendamos que estés atento a los patrulleros sin identificar y listos para multar a los turistas que excedan estos límites).

NOTAS DE CAMPO

Una playa alejada de las multitudes

Cierra tus aventuras diurnas con los atardeceres sobre el Pacífico. Para poder disfrutarlos sin molestias, elige un rincón menos visitado sobre la costa oeste, como Puako Beach. Se encuentra al norte de Kailua-Kona y Waikola, que se llenan de turistas, y es mucho más silenciosa que las playas de estas localidades. Si te pasas de la carretera Mamalahoa a un camino de dos carriles y pasas una iglesia, una tienda pequeña y algunas propiedades con vista al mar, encontrarás algunos accesos hacia el camino costero que te permitirán caminar por la playa o acceder con tu vehículo hasta la costa rocosa.

 

Para estacionar en las áreas designadas de Puako Beach necesitas un vehículo que sea capaz de superar obstáculos escabrosos; los lugareños usan camionetas y SUV para andar por la arena y las rocas expuestas. Incluso algunos se estacionan justo encima de las piedras y se exige la suspensión al extremo. Afortunadamente, la Colorado ZR2 viene con neumáticos todoterreno y un chasis que ofrece una mayor distancia al suelo para pasar por encima de rocas pequeñas. La recompensa por hacer semejante recorrido es una playa maravillosa y apartada con aguas poco profundas y cristalinas que son perfectas para hacer esnórquel y buceo. También puedes quedarte disfrutar de la playa y colgar una hamaca entre dos árboles para contemplar cómo el atardecer pinta el cielo de naranja y rojo.

 

Una isla de aventuras

Sin duda, visitarla por un día o incluso una semana no te alcanzará para poder ver todo lo que la isla tiene para ofrecer. La Isla Grande tiene una gran diversidad de paisajes y condiciones meteorológicas de una punta a la otra. Es el tipo de lugar en el que seguramente sientas que estás descubriendo nuevos territorios. Y es más fácil llegar a estos lugares con un vehículo tan preparado y capaz como la Chevy Colorado ZR2.

HISTORIA: JAKE HOLMES / FOTOGRAFÍA: JUSTIN WIRTALLA / FOTOS AÉREAS CON DRON: BAYLY BUCK

  • 41 mm más de sustentación de fábrica en modelos de Crew Cab y 48 mm en modelos de cabina extendida.

|