2019-2-25 | Revista New Roads de Chevy

Club de sueños

Si lo asfaltas, ellos vendrán: los clubes de campo de automovilismo están en auge.

En una escala de "vida cotidiana" a "tu mejor vida", el itinerario ofrecido por un club de campo de carreras de lujo se clasifica prácticamente en lo más alto. Imagínate quitándote el casco y el overol de carreras para zambullirte en la piscina después de un día de vueltas en tu Corvette ZR1 mientras tus hijos dan un paseo por un lago celeste, rodeado del sol del desierto. En un lugar como Spring Mountain Motor Resort and Country Club, obtienes todo eso en una jornada.

 

Un aspecto fundamental del atractivo de cualquier club de automovilismo es hacer que sea fácil para sus miembros disfrutar sus autos, mejorar sus habilidades de manejo y salir de sus rutinas. Después de todo, un club de automovilismo debe ser como un parque infantil pero para adultos. Es la misma ética que subyace en los clubes de golf o tenis, pero este trasfondo tiene áreas de segunda vuelta, curvas, registro de datos y potencia en lugar de putting greens, canales y tiendas profesionales. De hecho, los clubes más exclusivos tienen una versión de una tienda profesional en la pista con instrucciones brindadas por la escuela del club y entrenamiento en tiempo real que usa todas las herramientas del cobertizo. Pero no siempre fue de esta manera.

 

A fines de la década de 1990, algunas de las pistas de carreras de categoría de las que los nacidos tras la Segunda Guerra Mundial y los más viejos de la Generación X han leído toda su vida habían desaparecido a causa de las preocupaciones de seguridad, de responsabilidad y financieras. Muchas de las pistas que sobrevivieron habían elevado sus tarifas. Las tasas del seguro se habían disparado debido a múltiples factores y, en consecuencia, se eliminaron varias fechas abiertas disponibles para los aficionados. Los simples mortales nunca más podrían encontrar un línea perfecta a través de curvas en S y chicanas desafiantes o enfrentarse a curvas ciegas con radio decreciente en circuitos históricos donde los mejores conductores alguna vez habían deambulado.

Los vehículos enfocados en el desempeño como el Corvette ZR1 2019 y la Camaro ZL1 1LE 2019 se sienten como en casa en este entorno, al igual que los muchachos que compran esos autos. Desde escuelas de manejo para los nuevos propietarios hasta entrenamiento de avanzada para los corredores más experimentados que buscan conseguir una ventaja, las pistas privadas abastecen las necesidades de diversos niveles de aficionados al manejo.

Pero una cantidad de aficionados vieron la oportunidad tras estos cierres. La idea de un club de campo de automovilismo privado creció rápidamente, algunos con solo ofrecimientos básicos a los miembros y otros con entregas de caviar por la noche junto con neumáticos de carreras enviados diariamente. En lugar de que el golf o el tenis sea el punto de encuentro en el club de campo, ofrecían instalaciones de pistas de carreras donde los miembros podían llevar (y guardar) sus vehículos para conducir y competir. Diversión buena, limpia y ruidosa.

 

Y la noción también se ha diversificado. Con tarifas de membresía iniciales que varían desde $10,000 o $15,000 como mínimo hasta $150,000, más cuotas anuales, los miembros tienen una amplia selección de servicios y equipamientos. Entre los principales clubes del país se encuentran el Autobahn Country Club en Joliet, Ill. y el Monticello Motor Club en Monticello, N.Y.

 

Pero el ejemplo más imponente debe ser el Spring Mountain, ubicado en Pahrump, Nev., a 55 millas de Las Vegas. Actualmente cuenta con el circuito de carrera más largo de Norteamérica y planea extenderse y construir el circuito de carrera más largo del mundo. La inminente expansión del Spring Mountain sumará más de 620 acres a su propiedad con un circuito de 16.1 millas, más de tres millas más grande que el elogiado Nürgburgring Nordschleife en Alemania. Ha recorrido un largo camino desde sus comienzos.

 

Spring Mountain comenzó en 2004 con los emprendedores John Morris y Brad Rambo. Se enteraron que la pista ya existente en Pahrump estaba a la venta y la compraron, no como una oportunidad de negocio, sino como un lugar para juntarse con sus amigos en su propio espacio de aventuras privado.  

 

"En ese entonces, la pista existente de 2.2 millas de largo venía completa con dos carpas y baños portátiles", cuenta Todd Crutcher, director de marketing de Spring Mountain. "Con el tiempo, sin embargo, John Morris y Brad Rambo desarrollaron la noción de un club de campo de automovilismo; incluso siguieron adelante con una sociedad con Corvette y la escuela Ron Fellows en el lugar. Fellows tuvo un rol decisivo en la elaboración del plan de estudios de la escuela, además de los patrocinios". Luego construyeron la casa club, con más pistas e instalaciones al punto tal que ya es la pista más grande de Norteamérica con 6.1 millas.

 

La escuela de manejo y carreras de Spring Mountain enseña a todos, desde conductores principiantes en las pistas hasta aquellos que corren profesionalmente. Además de la enseñanza personalizada, la escuela también entrena a conductores con equipos completos de registro de datos. Cada vuelta, cada curva, cada aplicación del freno, acelerador y dirección pueden analizarse pericialmente con un entrenador después del hecho; la mejor manera que existe para mejorar rápidamente las habilidades y una técnica que viene directamente de equipos profesionales.

Esta nueva generación de pistas de carreras de club de campo intenta brindar servicios a familias y campeones en potencia. Spring Mountain tiene un fastuoso lago artificial, un restaurante y una casa club con vistas a la pista, además de instalaciones de garaje personalizables para el negocio de la velocidad.

La cuadrilla de Spring Mountain puede ocuparse de los Corvettes, Camaros, o prácticamente cualquier otro corcel que los miembros lleven o guarden allí, lo que a veces equivale a equipos de carrera completos con los autos de los miembros. El circuito también utiliza un sistema de luces de advertencia en la pista parecido al que utilizan algunas series de carreras profesionales.

 

Los paquetes de manejo son totalmente personalizables. Los miembros pueden reservar un fin de semana para ellos solos o con invitados, pueden elegir de un menú completo de opciones mientras sus autos reciben el servicio de la cuadrilla en el lugar. Y si ocurre un desastre en particular a 8,000 rpm, incluso tienen un constructor de motores en el lugar.

 

El registro del Spring Mountain ahora cuenta con 350 miembros, con una mezcla de particulares y participantes corporativos que pagan una tarifa de membresía más cuotas anuales. La pista también se alquila a particulares y clubes de autos por una tarifa económica.

 

Darrell Hayley, un nuevo miembro del Spring Mountain, se unió para alcanzar a su hijo. "Mi hijo comenzó manejando kartings a los 4 años y, con el tiempo, corrió en NASCAR K&N West, East y luego en camionetas, por ello, hemos estado en contacto con las carreras durante años, aunque yo nunca había manejado en ninguna pista", dice Hayley. "Compré un Corvette nuevo el año pasado, me enteré de la pista y el curso de manejo de Ron Fellows y comencé a conducir en las pistas yo mismo. Luego, rápidamente compré una membresía y dos Camaro 1LE. Nos dimos cuenta que, gracias al centro aquí, más la cercanía con Las Vegas, toda mi familia podía disfrutar en el Spring Mountain".

"Nos dimos cuenta que, gracias al centro aquí, más la cercanía con Las Vegas, toda mi familia podía disfrutar en el Spring Mountain". - Darrell Hayley

Los planes a corto plazo, junto con la expansión de la pista a 16.1 millas, incluyen un restaurante y un hotel. Actualmente, puedes alquilar condominios completos que ofrecen vistas a la pista. Al igual que otros clubes de campo de automovilismo, también puedes comprar un terreno para diseñar tu propio almacenamiento en el lugar. El equipamiento cuenta con una piscina y un gimnasio, incluso un lago de cuatro acres donde puedes usar mochilas cohete en caso de que los saltos de los giros en la pista no sean suficientes para ti.

 

Con el reciente crecimiento de la tecnología de vehículos autónomos y manejo eléctrico, algunos podrían considerar que el automóvil con motor de combustión interna conducido manualmente es un poco anticuado. Si ese es el caso, el club de automovilismo privado debería quedarse como un museo viviente.

 

HISTORIA: JIM RESNICK / FOTOGRAFÍA: MICHAEL KUNDE

*El precio de venta sugerido por el fabricante no incluye costo del flete, impuesto, título, licencia, cargos del concesionario y equipos opcionales. Haz clic aquí para ver los costos de flete de todos los vehículos Chevrolet.

|