< Anterior
Siguiente >
  • Diseño y tecnología Diseño y tecnología
  • Popular
  • Reciente

Desde Marfa, Texas, hasta Brooklin, Maine, dos camionetas pickup Chevy se convierten en una especie de marca distintiva
 

Por Peter Behrens

Muchas personas, no solo los hombres, comparten una gran pasión por las camionetas. Tengo "camionetafilia" de nacimiento. Lo mismo ocurre con mi hijo de 6 años, H, y muchos de sus amigos. ¿Es el diseño supeditado a la practicidad de la camioneta que va directo a los corazones de los niños? ¿O la potencia sonora y el gruñido del motor de una camioneta Chevy?

En nuestra familia, desafortunadamente, las camionetas eran cosa de hombres. B, mi esposa, no compartía el sentimiento. B es una estilista profesional que elige los accesorios, decorados, modelos y diseños que se muestran en esos catálogos de moda que llegan a nuestro buzón todas las semanas. Tiene buen ojo para el diseño elegante y para los objetos simples y hermosos. Su ojo experto elegirá el papael tapiz correcto, la lancha clásica, el sobrio jardín inglés, las fundas de lino perfectas y la modelo que de alguna manera lucirá elegante con esas botas de goma en venta en la pág. 26.

¿Pero camionetas? No, eso no es para B. Demasiado grandes. Demasiado ruidosas. Muy... camionetas.

Pasábamos nuestros inviernos en el desierto del oeste de Texas, en donde las carreteras y los ranchos solitarios parecen ser el hábitat natural de las camionetas pickup norteamericanas. Y allí estábamos, en un aburrido auto rentado. Mi hijo y yo montábamos nuestras bicicletas por el pueblo, explorando calles y callejones en busca de camionetas. En casa, conversábamos de cuán útil y práctico sería tener una buena camioneta vieja. Y esperamos hasta que B volara a Carolina del Norte para una sesión de fotos para hacer nuestra jugada. A las tres horas de su partida, habíamos encontrado una camioneta pickup Chevrolet 1976, el único vehículo en venta en el único lote de autos usados de nuestro pueblo (un pueblito muy pequeño) esa mañana. El dueño de la camioneta la había comprado nueva en Casner Chevrolet en Marfa, Texas en 1976 y la había conservado muy bien; la camioneta nunca había salido del pueblo. Cerramos el trato, condujimos hasta casa y esperamos a que B regresara.

¡Sorpresa!

Foto de JW Burleson

Formar un vínculo fue un proceso. Se logró, pero llevó un tiempo. La camioneta de 35 años era tan… grande. Y ruidosa: los escapes dobles y los silenciadores de glasspack la hacía gruñir con estruendo. La parrilla y los faros de niebla del mercado de recambio podrían ser útiles en tormentas de arena en el desierto, pero para B aumentaron la actitud masculina agresiva. Sin embargo, comenzó a conducirla por el pueblo y lucía muy bien con ella. La camioneta se convirtió en una especie de distintivo, y a finales de aquel invierno la enviamos a Maine, en donde vivimos el resto del año y comenzamos a usarla como nuestro vehículo durante el verano. Los fotógrafos admiran las líneas netas y B ha incorporado a la camioneta en un par de sesiones de fotos.

Fue genial tener una buena camioneta en Maine, pero eso siginificó estar sin ella en Texas, de manera que para el próximo invierno comenzamos la búsqueda otra vez. Esta vez, B, una convertida, también participó de la búsqueda. Reparamos en una Chevrolet C10 1986 (con placa de "Custom Deluxe 10") con una mecánica sólida y un estilo ágil y elegante. B se sintió atraída por el modernismo elegante y simple de la silueta de esa camioneta que tiene distancia corta entre ejes. Después de pintar el gris sin gracia original con un blanco lino que eligió B, la C10 se convirtió en su vehículo preferido. Ya se ha incluido en la lista de una sesión de fotos en el oeste de Texas y quizás sea convocada para otras.

La camioneta le sienta muy bien a B. Pero esto no significa que solo sea un accesorio de moda: lo que realmente le atrae es la conmovedora esencia de esta camioneta antigua. Las buenas camionetas envejecen con gracia, soportan las cicatrices del paso del tiempo con elegancia, como el cuero fino. La hemos llevado de expedición al Parque Nacional Big Bend y a las montañas Jeff Davis. Hará un viaje de seis horas por el desierto ardiente de El Paso sin ningún problema. La C10 se siente como en casa al cruzar las carreteras del oeste de Texas y los caminos con ranchos remotos debajo de ese enorme cielo azul; nunca antes habíamos experimentado este sentimiento con ningún auto rentado.

La Chevy es el alma del oeste de Texas, un vehículo norteamericano, y después de 26 años en el camino, la camioneta tiene su propio estilo que ya se comienza a percibir como un clásico.

Para ver la versión más reciente de nuestra camioneta clásica Chevy, visita Chevrolet.com. El estilo de Chevy, resistencia y personalidad en un paquete absolutamente moderno.

Peter Behrens, novelista premiado, escribe en su blog sobre autos y camionetas en Autoliterate.


Cerrar

Costos de flete

Para que puedas hacer una comparación adecuada de precios con los precios que aparecen en otros sitios de Internet, GM ofrece precios de Internet con y sin costo del flete (ver precios que incluyen el costo del flete a continuación). Para obtener todos los detalles de precios, visita la sección Diseña el tuyo.